Ríndete a la Revelación de Jesús

“Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva”.  Filipenses 1:6 (NTV)

Pasamos varios años creciendo hasta ser adultos y toma una temporada completa para que la fruta madure y esté lista. Así de cierto es para el Fruto del Espíritu. El desarrollo del carácter cristiano no puede apresurarse. El crecimiento espiritual, como el crecimiento físico, lleva tiempo.

Antes de que Cristo entre en nuestras vidas con la conversión, a menudo nos permite experimentar problemas para captar nuestra atención y mostrarnos que estamos viviendo una vida construida sobre una base defectuosa. En verdad, esa base defectuosa es lo que causa muchos de los problemas en nuestras vidas.

Jesús exige que entreguemos toda nuestra vida a Él. Él no quiere una pequeña porción de lo que eres. Es como cuando tratas de salir de un río que tiene una parte inclinada, debes ponerte en pie para comenzar a subir. Y una vez que tengas el equilibrio, puedes escalar hacia la orilla y salir.

Algunos de nosotros, cuando invitamos a Jesús a nuestras vidas, simplemente le damos un punto de apoyo, pero nos resistimos a sus esfuerzos para que demos un paso completo hacia afuera para que acceda plenamente a nuestras vidas. Jesús no está dispuesto a permanecer allí en ese punto de apoyo. Él quiere que le des toda tu vida.

Puedes pensar que entregaste toda tu vida a Él, pero la verdad es que aún te aferras a algunas partes de tu vida. Jesús no está molesto contigo. Simplemente quiere trabajar contigo para ayudarte a descubrir áreas que aún necesitas entregarle.

Habrá luchas y batallas, pero el resultado nunca será cuestionado. Dios “quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva”  Filipenses 1:6 (NTV).

Reflexiona sobre esto:

  • Describe tu experiencia previa a la conversión con el Señor. ¿Qué permitió que sucediera en tu vida para ayudarte a ver tu necesidad por Él? ¿Cómo respondiste?
  • ¿En qué áreas de tu vida todavía no te has rendido al Señor?


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.