La Gracia es Necesaria Ahora Más que Nunca

“Y él da gracia con generosidad. Como dicen las Escrituras: ‘Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes”. Santiago 4:6 (NTV)

Para lograrlo a través de la extraordinaria crisis de la pandemia y malestar social, necesitas tratarte a ti y a otros de la forma como Dios te trata: con gracia, misericordia y perdón.

Gracia significa que Dios siempre te da lo que necesitas, no lo que mereces. Si obtuvieras lo que mereces, ni siquiera estarías aquí. Y él da gracia con generosidad. Como dicen las Escrituras: ‘Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes” Santiago 4:6 (NTV).

Dios se opone a los orgullosos y arrogantes porque ellos piensan que pueden hacer las cosas por sí solos, separados de Dios. Ellos no piensan que necesitan a Dios o su gracia. Ellos enfrentan la vida —incluso en las turbulencias— con la mentalidad, ‘Si así debe ser, depende de mí”.

Pero cuando eres humilde y admites que no puedes lograrlo por ti mismo, Dios abre las compuertas del cielo. Él derrama su gracia. Y Él espera que aquellos a quienes se les ha mostrado su asombrosa gracia muestren esa gracia a otros.

Todos están pasando tiempos difíciles ahora mismo. Para mantener tu salud emocional, necesitas ser menos severo contigo mismo y con los demás. Todos se sienten estresados, particularmente los millones de personas que están sin trabajo y preocupados sobre su futuro, quizás incluso pensando cómo van a lograrlo hasta el próximo día. Sé amable. Sé gentil. Aún las personas más difíciles de amar están pasando por algún tipo de batalla ahora mismo y necesitan tu gracia.

Esto muchas veces requerirá de bastante humildad. Con las tensiones altas, es más fácil ahora mismo devolver mal por mal, responder con aspereza, no darles a los demás el beneficio de la duda, y hablar antes de escuchar.

Tu vecino necesita tu gracia. Tus hijos necesitan tu gracia. La persona con la que tienes desacuerdos políticos necesita tu gracia. El mundo está a la defensiva, y no hay nada que desarme más a las personas que recibir una gracia inesperada.

Dios te ha dado montones de gracia. Ve y extiende esa gracia a otros para que echen un vistazo de lo que Jesús ha hecho por ellos.

Reflexiona sobre esto:

  • Muchas de las conversaciones que necesitas tener ahora se enfocan en temas sensibles. ¿Cómo la humildad y la gracia pueden hacer esas conversaciones más productivas?
  • ¿Por qué la gracia es tan inesperada para la mayoría de las personas?
  • ¿Cuál es un área de tu vida donde necesitas mostrar más gracia? Toma tiempo ahora mismo para pedirle a Dios que te recuerde de su gracia y así puedas mostrarla a otros más fácilmente.
Síguenos en nuestra cuenta de Instagram: @esperanzadiariadelpastorrick


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.