Haz bien a los que se Oponen a ti

 

“Amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman. Si alguien te da una bofetada en una mejilla, ofrécele también la otra mejilla. Si alguien te exige el abrigo, ofrécele también la camisa” (Lucas 6:27-29 NTV).

Cuando eres perseguido, acosado o te enfrentas a una oposición, debes responder con una bendición.

Jesús dice en Lucas 6:27-29: “¡Amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman. Si alguien te da una bofetada en una mejilla, ofrécele también la otra mejilla. Si alguien te exige el abrigo, ofrécele también la camisa (NTV).

Quien hace eso No hay mucha gente, realmente. Es lo que distingue a los cristianos, porque no es una respuesta natural, popular o fácil.

¡Se necesita mucho valor para hacer esas cosas! Cualquiera puede tomar represalias o decir algo malo.

Dios quiere que ames a tus enemigos, que hagas el bien a los que te odian, que bendigas a los que te maldigan, que ores por los que te lastiman y que pongan la otra mejilla. ¿Es eso fácil? No. Es la forma más poderosa de testimonio, pero solo puedes hacerlo llenándote del amor de Dios.

La película “El mayordomo” muestra cómo los Jinetes de la Libertad, que lucharon contra el racismo en el Sur durante el Movimiento por los Derechos Civiles, entrenaron a las personas a no tomar represalias cuando fueron golpeadas, escupidas, maldecidas, empujadas o cuando las personas les arrojaban comida. Es una escena intensamente poderosa de tomar una postura no violenta.

Mientras miraba esa escena, las lágrimas comenzaron a caer por mi cara. Pensé: “Quiero ser esa clase de persona para Jesús. Quiero ser tan valiente. Quiero tener un corazón de coraje que no ceda ante lo que está mal, no importa lo que me tiren. Y quiero responder con amor”.

Cuando te niegas a tomar represalias y en cambio respondes con amor en el trabajo o con alguien que no te quiere, Dios estará complacido. Y vas a ser bendecido.

“Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto, porque el reino del cielo les pertenece. Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores. ¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera.” (Mateo 5:10-12 NTV).

Jesús pagó un precio por ti. Él dice que hay un precio que pagar por seguirlo. La popularidad en la Tierra no es parte de la garantía de ser cristiano, pero su recompensa en el cielo es una garantía.

Reflexiona sobre esto;

  • ¿Cómo respondes a la idea de sufrir por Jesucristo? ¿Cómo afecta tu respuesta la forma en que manejas los insultos o la desaprobación?
  • ¿Por qué responder con amor y no con represalias es la forma más poderosa de testimonio de Cristo?
  • ¿Cómo has visto vidas cambiadas a través de enemigos que aman, orando por aquellos que hieren a otros y poniendo la otra mejilla?


Give hope, prayer, and encouragement below. Post a comment & talk about it.