Cinco Pasos para Manejar la Frustración

“Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía”. Isaías 26:3 (NVI)

Aquí hay cinco pasos simples para lidiar con las frustraciones en tu vida.

Pregúntate, “¿Lo causé yo?” La Biblia dice, “Cada uno cosecha lo que siembra” Gálatas 6:7b (NVI). A menudo estamos frustrados por cosas de la vida que traemos sobre nosotros mismos.

Pregúntate, “¿Qué puedo aprender de ello?” Romanos 8:28b dice, “Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman” (NVI). Hay muchas cosas malas en el mundo, pero todas las cosas trabajan conjuntamente. Dios puede incluso tomar lo negativo y convertirlo en algo positivo si se lo permitimos. Utiliza la irritación como una oportunidad para ser más como Cristo.

Dale las gracias a Dios en todas las situaciones. En 1 Tesalonicenses 5:18a dice, “Den gracias a Dios en toda situación” (NVI). No tienes que estar agradecido por una mala situación, pero puedes estar agradecido en una mala situación. La frustración puede ser una bendición disfrazada.

Convierte la frustración en algo divertido y cómico. La Biblia dice: “Gran remedio es el corazón alegre” Proverbios 17:22a (NVI). El sentido del humor es el antídoto de Dios para la ira y la frustración.

Pídele a Dios que te llene con su amor. ¿Por qué? Porque en 1 Corintios 13:5b dice; “[el amor] no se enoja fácilmente” (NVI). El amor es auto-entrega, no autoservicio. Nos irritamos porque pensamos que todos y todo tiene que girar a nuestro alrededor. El amor se concentra en la otra persona.

Jesús se enfrentó a constantes frustraciones, pero nunca se irritó. Siempre tomó tiempo para la gente. Nosotros estamos tan preocupados con nuestras propias cosas, que nos olvidamos de que las personas son la prioridad en la vida.

Reflexiona sobre esto:

Piensa en una frustración que estás enfrentando y aplica estos pasos:

  • Pregúntate, “¿Lo causé yo?”
    “Cada uno cosecha lo que siembra” (Gálatas 6:7b NVI).
  • Pregúntate, “¿Qué puedo aprender de ello?”
    “Dios dispone todas las cosas para el bien de los que le aman” (Romanos 8:28b NVI).
  • Dale las gracias a Dios en todas las situaciones
    “Den gracias a Dios en toda circunstancia” (1 Tesalonicenses 5:18a NVI).
  • Convierte la frustración en algo divertido y cómico
    “Gran remedio es el corazón alegre” (Proverbios 17:22a NVI).
  • Pídele a Dios que te llene con su amor.
    “(El amor) No se enoja fácilmente” (1 Corintios 13:5b NVI).


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.