Tu Vida es Controlada por tus Pensamientos

“Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida” (Psalm 40:17 The Message).

Dios está mucho más interesado en cambiar tu mente que en cambiar tus circunstancias.

Tú quieres que Dios se lleve todos los problemas, el dolor, la pena, el sufrimiento, la enfermedad y la tristeza. Pero Dios quiere trabajar primero en ti, porque la transformación no sucederá en tu vida hasta que renueves tu mente, hasta que tus pensamientos comiencen a cambiar.

¿Por qué es tan importante que aprendas a administrar tu mente? Permíteme darte tres razones:

Administra tu mente, porque tus pensamientos controlan tu vida.

Proverbios 4:23 dice, “Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida” (PDT). Tus pensamientos tienen una tremenda habilidad para controlar tu vida para bien o para mal. Por ejemplo, tal vez aceptes los pensamientos que alguien te dijo cuando estabas creciendo, “No vales nada. No importas”. Si aceptaste ese pensamiento, aunque esté equivocado, eso controlará tu vida.

Administra tu mente, porque la mente es el campo de batalla para el pecado.

Toda la tentación sucede en la mente. Pablo dijo en Romanos 7:22-23 “En lo más profundo de mi corazón amo la ley de Dios. Pero también me sucede otra cosa: hay algo dentro de mí, que lucha contra lo que creo que es bueno. Trato de obedecer la ley de Dios, pero me siento como en una cárcel, donde lo único que puedo hacer es pecar. Sinceramente, deseo obedecer la ley de Dios, pero no puedo dejar de pecar porque mi cuerpo es débil para obedecerla” (TLA).

Una de las razones porque te fatigas mentalmente es porque hay una batalla en tu cerebro 24 horas al día. Es debilitante porque es intensa, y es intensa porque tu mente es tu más grande posesión. ¡Satanás quiere tu mayor recurso!

Administra tu mente, porque es la clave para la paz y la felicidad.

Una mente no administrada lleva a la tensión. Una mente administrada lleva a la tranquilidad. Una mente no administrada lleva al conflicto. Una mente administrada lleva a la confianza. Una mente no administrada lleva al estrés. Cuando no tratas de controlar tu mente y la forma en la que diriges tus pensamientos, tendrás una increíble cantidad de estrés en tu vida. Pero una mente administrada te lleva a la fortaleza, la seguridad y la serenidad.

“Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz” (Romanos 8:6 NTV)

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué haces para llenar tu vida con lo que le agrada a Dios? ¿Qué haces para llenar tu mente con cosas que le desagradan a Dios?
  • ¿Cómo prácticas la administración de tu mente?
  • ¿Qué rol juega la escritura en la administración de la mente?


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.