Tres Razones Por Las Que Necesitamos Caminar Con Otros

“Por lo tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, ahora deben seguir sus pasos”. Colosenses 2:6 (NTV)

La Biblia a menudo compara la vida con un andar, porque la vida es un viaje. No nos quedamos sentados. A través del Nuevo Testamento, se nos dice que caminemos en sabiduría, amor, luz y obediencia. Se nos dice que caminemos como Jesús caminó. También se nos dice que caminemos junto a otras personas. Aquí hay tres razones por las que necesitamos caminar con otros:

  • Es más seguro. ¿Alguna vez has caminado solo en la oscuridad de la noche en un callejón o un camino solitario? Es un poco aterrador. Pero si tienes a otra persona contigo, te sientes más seguro.
  • Es un apoyo. La vida no es una carrera de 100 metros. ¡Es un maratón! Caminar con otras personas te da la energía de mantenerte avanzando hasta el final.
  • Es más inteligente. Aprendes más cuando caminas con otros que caminando solo. Si estás caminando solo en la dirección equivocada, tal vez nunca te des cuenta. Pero si tienes a un amigo a tu lado, uno de ustedes se dará cuenta de que se han desviado del camino y necesitan encontrar la dirección correcta.

Aprendemos algunas lecciones importantes cuando caminamos junto a otras personas. Aprendemos como llevarnos bien y cooperar con otros.

También aprendemos como amar. Génesis 2:18 nos dice, “No es bueno que el hombre esté solo” (NVI). A Dios no le gusta la soledad, y la comunidad es la respuesta de Dios para la soledad. Cuando caminamos junto a otras personas, encontramos una comunidad donde aprendemos como amar.

Y caminar junto a otras personas también nos enseña hospitalidad. La Biblia dice en 1 Pedro 4:9 “Practiquen la hospitalidad entre ustedes sin quejarse” (NVI). ¿Cuál es tu queja? ¿Cuál es tu excusa para no abrir tu casa a los amigos?

Tal vez has dicho: “¡Mi casa está sucia!”

Bien, ¡límpiala!

O tal vez tu excusa es, “Mi casa no es lo suficientemente grande”.

¿Caben tres personas en tu casa? Jesús dice, “Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”  Mateo 18:20 (NVI).

Todos tienen un anhelo por pertenecer, porque Dios nos creó para relacionarnos. Cuando caminamos junto a otros cristianos en comunidad, encontramos satisfacción para ese anhelo.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo ha sido enriquecida tu vida por las personas que fielmente han caminado o están caminando contigo?
  • ¿Cuáles excusas has usado para evitar practicar la hospitalidad? ¿Cómo puedes cambiar tu perspectiva y actitud?
  • ¿Con cuáles personas puedes caminar por la vida? ¿Con quién puedes aprender a caminar como Jesús?


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.