Por qué Necesitas Compartir tu Dolor con los Demás

“Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo”. Gálatas 6:2 (NTV)

Durante esta crisis del coronavirus, tu salud emocional debe ser una prioridad importante, los sentimientos no son ni buenos ni malos, son sólo emociones, pero deben expresarse apropiadamente a Dios y a un amigo de confianza. La Biblia dice:  “Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo” Gálatas 6:2 (NTV).

No tienes que compartir tus sentimientos con todo el mundo, pero necesitas tener una persona en la que puedas confiar. Alguien a quien puedas ir y decir, “Oye, ¿puedo decirte cómo me siento realmente ahora?”. Esta persona es alguien que te escuchará, compartirá tu dolor y frustración, y luego te ayudará a seguir adelante.

Pablo da un gran ejemplo de compartir sentimientos en lugar de guardárselos:  “Amados hermanos, pensamos que tienen que estar al tanto de las dificultades que hemos atravesado en la provincia de Asia. Fuimos oprimidos y agobiados más allá de nuestra capacidad de aguantar y hasta pensamos que no saldríamos con vida”.  2 Corintios 1:8 (NTV).

Si Pablo, el más grande cristiano que haya vivido al lado de Jesucristo mismo, pudo ser tan honesto acerca de la situación que él estaba atravesando, entonces nosotros podemos serlo también.

Compartir tus problemas incluye compartir tus frustraciones, miedos y sentimientos. Vivimos tiempos sin precedentes, y todo el mundo está sintiendo el estrés de la pandemia. También todos hemos experimentado pérdidas y oportunidades perdidas debido a la agitación en el mundo. Es posible que te hayas perdido de una graduación, el funeral de un ser querido, una boda o el nacimiento de un nieto.

Tienes que lamentar esas pérdidas, y no solo en privado. El dolor es algo bueno y saludable. Así es cómo hacemos una transición. Compartir tu dolor con otros te mantiene alejado del aislamiento y la soledad y te recuerda que Dios es nuestro proveedor.

¡Dios nos creó para necesitarnos el uno al otro! Nos diseñó para compartir nuestros sentimientos con los demás. Pero también quiere que compartamos nuestros sentimientos con Él: “El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado. La persona íntegra enfrenta muchas dificultades, pero el Señor llega al rescate en cada ocasión” Salmos 34:18-19 (NTV).

Compartir tus sentimientos con los demás puede que no nazca naturalmente en ti. Pero es la única manera de estar emocionalmente saludable. Busca a la persona en la que confías para ayudarte a procesar lo que estás experimentando y luego sé ese amigo para otra persona.

Reflexiona sobre esto:

  • Es posible que tengas que ser creativo en la forma en que compartes tus sentimientos con alguien mientras estás distanciando socialmente, o tal vez aún no te sientas cómodo abriendo tu corazón en persona. ¿Cuáles son algunas maneras en las que puedes comunicar tu dolor y otros sentimientos con un amigo? ¿Cuáles son algunas maneras de procesar eso?
  • ¿Por qué crees que Dios quiere que hables de tus sentimientos, frustraciones, y miedos con otras personas y no solo con Él? ¿Por qué te creó para necesitar a otras personas?
  • Si crees que no hay nadie que necesite que tú seas ese tipo de amigo, pídele a Dios que te ayude a ser más consciente de las luchas de otras personas para que puedas dar con alguien que necesite compartir su dolor.
Síguenos en nuestra cuenta de Instagram: @esperanzadiariadelpastorrick


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.