Las Actitudes Correctas para Tener un Tiempo a Solas con Dios

Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón”. 1 Samuel 16:7 (NBLA)

Tú sabes que pasar un tiempo diario a solas con Dios, es necesario para el crecimiento espiritual y puedes estar motivado para hacerlo, pero en verdad ¿cuántas veces lo haces?

Hay que empezar con las actitudes adecuadas. A los ojos de Dios, el “por qué” haces algo, es mucho más importante que “lo que haces”.

En una ocasión, Dios le dijo a Samuel: Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón 1 Samuel 16:7 (NBLA). Es muy posible hacer lo correcto con la actitud equivocada.

Cuando vayas a tener un tiempo a solas con Dios, debes tener las actitudes apropiadas:

  • Expectativa: Ven delante de Dios con anticipación y entusiasmo. Pon tu esperanza en tener un buen tiempo de comunión con Él y recibir la bendición de ese tiempo juntos. Eso era lo que David esperaba: “Oh Dios, tú eres mi Dios; de todo corazón te busco” Salmos 63:1(NTV).
  • Reverencia: No te apresures en tu tiempo con Dios, prepara tu corazón estando quieto en Su presencia y deja que la tranquilidad despeje todos los pensamientos del mundo. Escucha al profeta Habacuc: “Pero el Señor está en su santo templo. Que toda la tierra guarde silencio delante de él” Habacuc 2:20 (NTV); véase también Salmo 89:7. Al entrar en la presencia del Señor no es como ir a un partido de fútbol o alguna otra clase de entretenimiento.
  • Alerta: Primero despiértate. Recuerda que te vas a reunir con el Creador del cielo y de la tierra, el Redentor de los hombres. Debes estar bien descansado y alerta. La mejor preparación para un tiempo a solas con Dios en la mañana comienza desde la noche anterior. Ve a la cama temprano para que estés en buena forma para encontrarte con Dios la siguiente mañana; Él se merece toda tu atención.
  • Disposición para obedecer: No tienes un tiempo a solas con Dios para elegir lo que vas a hacer o no vas a hacer, a cambio debes tener la disposición para hacer todas las cosas que Dios quiere que hagas. Jesús dijo: “El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza proviene de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta”. Juan 7:17 (NVI). Así que ven al encuentro con el Señor con la disposición para hacer Su voluntad, no importando cuál sea.

Reflexiona sobre esto:

  • Si realmente anhelas tener un tiempo a solas con Dios, ¿qué cambiarías sobre la frecuencia y la cantidad de tiempo que pasas con Él?
  • ¿Cuál es el mejor momento y lugar para que estés reverente y alerta ante Dios?
  • ¿Cómo puedes saber cuál es la voluntad de Dios y lo que Él quiere que hagas?


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.