La Conexión Entre el Propósito y la Oración

 

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. En esos días, cuando oren, los escucharé” Jeremías 29:11-12 (NTV)

¿Hay algo que Dios no pueda hacer? Hay muchas cosas que Dios no puede hacer. Él no puede negarse a sí mismo. Él no puede ser malo. Dios es bueno, así que, por naturaleza, Él no puede hacer cosas malas. Todo lo que Dios hace es bueno. Por lo tanto, Dios es bueno, el plan de Dios para tu vida siempre será bueno.

Jeremías 29:11-12 dice, “Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. En esos días, cuando oren, los escucharé” (NTV).

¿Ves la conexión entre la oración y los planes de Dios para tu vida?

He dicho esto muchas veces, pero lo volveré a decir: No eres un accidente. Hay un propósito para tu vida. Hay padres por accidente, pero no hay niños por accidente. Tus padres posiblemente no te planearon, pero Dios si, y Él quería que vivieras.

Ahora, Dios no tendría que crear un plan para tu vida. Él pudo dejar que nacieras y que anduvieras sin rumbo.

Pero Dios nunca ha hecho nada sin un propósito. Todo tiene un propósito y un plan. Dios te dio un plan para tu vida. ¿Por qué? Porque Él te ama. Él es un Dios bueno, así que puso mucho empeño en crearte.

Y ahora puedes preguntar, “Bien, ¿Cómo conozco el plan de Dios?” Los planes de Dios para tu vida son revelados y realizados a través de la oración. Entre más ores, más vas a entender el plan de Dios para tu vida. Cuando oras, Él escucha, y responde y revela más de Él hacia ti.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo tu vida de oración refleja cuando quieres entender el plan de Dios para tu vida?
  • ¿Cuáles son las promesas específicas para los creyentes en Jeremías 29:11-12?
  • ¿De qué otras formas Dios revela su propósito para tu vida?

Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.