Antídoto al Racismo: Ama Como Jesús

“Hermanos míos, ustedes que creen en nuestro Señor Jesucristo no deben favorecer más a unas personas que a otras”. Santiago 2:1 (NBV)

El racismo inicia con una falta de amor. No puedes amar a una persona como Jesús lo hace y guardar prejuicios en tu corazón contra esa persona. Eso es imposible. Debemos amar a todos como Jesús los ama.

Jesús es muy específico sobre esto en Juan 15:12: “Este es mi mandamiento: ámense unos a otros de la misma manera en que yo los he amado” (NTV). ¿Cómo nos ama Jesús? Incondicional, libre, completa y continuamente. Así que ¿cómo debes amar a otras personas, incluyendo a los de otras razas? Incondicional, libre, completa y continuamente.

Amar no significa que aprobemos todo lo que hace la otra persona. Jesús no aprueba todo lo que hacemos, pero aun así nos ama.

La Biblia dice: “Hermanos míos, ustedes que creen en nuestro Señor Jesucristo no deben favorecer más a unas personas que a otras” Santiago 2:1 (NBV). Aunque una persona parezca ser un vagabundo, debes tratar a esa persona como tratarías a un alto ejecutivo o al CEO de una empresa.

El amor es muy práctico. Una pareja que está en mi grupo pequeño tiene siete hijos, cuatro biológicos y tres por adopción de Rwanda. Conociendo que los tres niños de Rwanda posiblemente han experimentado el racismo, les pregunté recientemente cómo ellos entienden que los cristianos deberían tratar con las razas. Ellos respondieron con formas muy prácticas de amar a las personas de otras razas.

  1. No seas ciego al color. A ellos les agrada su color, así que no tienes que ignorarlo. Solo evita tomar decisiones sobre ellos basado en su raza.
  2. No les digas a las personas que han sido tratadas injustamente que los entiendes. No los entiendes. Nadie conoce las injusticias que otros han enfrentado. Decir que sí es simplemente no darle la debida importancia.
  3. Recuerda que tu historia no es la misma de ellos. Alguien nacido en la ciudad de Chicago y una persona nacida en un rancho en Gallup, Nuevo México tienen diferentes historias. Y la historia es importante.
  4. No ignores la historia o digas “Supéralo”. El dolor importa. Estos tres niños con los que estaba hablando eran huérfanos porque a sus padres los habían matado en un genocidio. Tus padres no murieron en un genocidio. No hay forma en la que puedas entender su dolor.
  5. Lucha en contra de todos los estereotipos. Todos en este mundo se sienten estereotipados. Pero los estereotipos nunca son verdaderos. Comprometámonos a ver a cada una de las personas como individuos, no como alguien estereotipado por causa del color de su piel, credo o nacionalidad.

Juntos, cuando amamos como Jesús lo hace, podemos erradicar el racismo.

¿Estás listo para comenzar?

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Por qué tendemos, tan seguido, a asociar el amor con la aprobación? ¿Por qué es esto peligroso?
  • ¿Cuáles son algunas maneras en las que podemos celebrar la diversidad en nuestro mundo en vez de esforzarnos por ser “ciegos al color”?
  • ¿Cuáles son algunos estereotipos negativos que has albergado en tu vida y que luego descubriste que eran falsos según fuiste conociendo a diferentes tipos de personas? ¿Cómo eso ha cambiado la manera como interactúas con otros?
Síguenos en nuestra cuenta de Instagram: @esperanzadiariadelpastorrick


Comparte Esperanza Diaria con tus amigos.