Connect with Pastor Rick Warren

Cuando Envidias, estás Luchando con Dios

“Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo. ¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga? Tómala y vete. Quiero darle al último obrero contratado lo mismo que te di a ti. ¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?” Mateo 20:13-15 (NVI)

Cuando parece que Dios está bendiciendo a alguien de una forma en que no está bendiciéndote a ti, relájate y confía en Dios. Cree que él sabe lo que es mejor para ti, y confía en él cuando parezca que la vida es injusta.

Una de las formas de determinar que la envidia está invadiendo tu vida es el lenguaje que usas. Si te descubres usando la frase: “No es justo”, es que has caído en la trampa de la envidia. Dices: “¡No es justo! ¿Por qué ellos? ¿Por qué yo no? He trabajado tan duro como ellos.”

En la parábola de Jesús de los trabajadores de la viña, éstos sentían que estaban siendo tratados de manera injusta, no porque no se les hubiera pagado lo prometido, sino porque otros que trabajaron menos recibieron la misma paga.

Mateo 20:12 dice: Estos que fueron los últimos en ser contratados trabajaron una sola hora —dijeron—, y usted los ha tratado como a nosotros que hemos soportado el peso del trabajo y el calor del día.” (NVI). Hasta se puede escuchar la envidia.

Mira bien en los siguientes versículos la réplica del dueño, que representa a Dios: “Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo. ¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga? Tómala y vete. Quiero darle al último obrero contratado lo mismo que te di a ti. ¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?” Mateo 20:13-15 (NVI).

La conclusión final de la envidia es esta: cuando eres envidioso, estás luchando con Dios. Dudas de la bondad de Dios en tu vida. Resientes su decisión de bendecir a alguien más. Lo acusas de ser injusto. No crees que tu mayor interés es importante para él. Lo acusas de favoritismo.

Al contrario, el amor de Dios —ilimitado, eterno, incondicional—, es igual para todos. Pero él no es una máquina expendedora: no puedes introducir una oración y conseguir lo que quieres. Dios tiene una buena razón para que no tengas lo que deseas. Él te conoce mejor que tú mismo. Comienza a orar: “Dios, voy a confiar que tú tienes un plan único para mi vida y que sabes mejor que yo lo que necesito ahora mismo.”

La envidia es una fiebre. Dudar de Dios es la infección. Cada vez que comienzas a tener envidia, es porque dudas de Dios. La medicina que necesitas es comenzar a confiar en Dios y en su amor por ti.

SUSCRÍBETE al canal YouTube de los sermones del Pastor Rick >>

Reflexiona sobre esto:

  • ¿En qué manera el confiar en Dios te da más confianza o claridad cuando oras?
  • ¿Cómo quieres ver el amor de Dios reflejado en tus relaciones?
  • ¿En qué específicamente estás confiando en Dios ahora? ¿Cómo le puedes mostrar que confías en él para tu provisión y futuro?

Give hope, prayer, and encouragement below. Post a comment & talk about it.

SIGN UP FOR PASTOR RICK’S FREE DAILY HOPE DEVOTIONAL

SIGN UP FOR DAILY HOPE DEVOTIONAL